VR EL SALAR

“Una cacería aristocrática para representar la virtus del hombre romano”.

“Al fin lo mató Meleagro, hijo de Eneo, ayudado por cazadores y perros de muchas ciudades—pues no era posible vencerle con poca gente, ¡tan corpulento era!, y ya a muchos los había hecho subir a la triste pira” (Homero, La Iliada, Canto IX, 141)

La villa romana de Salar se enmarca en el municipio homónimo del Poniente Granadino, ubicada junto a la vía de comunicación más importante de la provincia, el río Genil, adyacente a la cual discurría la calzada que uniría la ciudad de Iliberris con las ciudades del fértil valle del Guadalquivir.

Las intervenciones arqueológicas llevadas a cabo, de manera discontinua, entre 2006 y 2013, y de manera estable, desde 2016 a la actualidad, han permitido sacar a la luz un área importante de la pars urbana, es decir, de la vivienda del propietario, de una rica finca agrícola, quedando aún por descubrir gran parte de esta. Por ello, el potencial histórico y arqueológico que alberga aún su subsuelo es formidable y difícilmente mensurable.

Encuadrada en lo que se suele denominar Villa de Peristilo, esta residencia rural, construida en el siglo IV (sobre los cimientos de una edificación anterior, del primer cuarto del s. I dC.) se articula en torno a un gran peristylum o patio central abierto, cuadrangular, ajardinado, y centralizado por un estanque o fuente monumental. Rodeado por cuatro pasillos columnados, estos permiten la circulación y el acceso a las distintas dependencias que se abren al patio central, como el triclinio-ninfeo, la sala abovedada o las estancias CE-10, CE-11 y CE-12. Desamparada por sus propietarios a mediados del s. V, será pronto reocupada por humildes familias, iniciándose un periodo de reutilización de espacios y expolio de materiales, que finalizará durante la primera mitad del s. VI, momento a partir del cual se produce el abandono definitivo de la finca.

El completo programa decorativo que engalana las estancias dedicadas a la residencia del dominus de la villa romana de Salar, compuesto de esculturas, pinturas murales, zócalos de mármoles coloridos y mosaicos parietales y pavimentales, es un dato indicativo del poder económico y la preeminente posición social de sus moradores, sin que hasta el momento podamos concretar más detalles de dichos aspectos.

La villa romana de Salar se presenta, actualmente, como uno de los más importantes hallazgos recientes de época romana en toda la Península Ibérica. La buena conservación de sus estructuras, y la espectacularidad de las mismas (destacando, entre todas, sus bellos mosaicos polícromos figurados, como el de cacería aristocrática) sitúan a ésta entre las mejores villas romanas de toda Hispania, y parangonable con cualquiera de las que inundaron el Imperio Romano.

Dejar un comentario

Privacy Preferences
When you visit our website, it may store information through your browser from specific services, usually in form of cookies. Here you can change your privacy preferences. Please note that blocking some types of cookies may impact your experience on our website and the services we offer.